miércoles, 1 de enero de 2014

Hola 2014, hola a todos.

Acabado el 2013, un año bastante movidito para mi, he decidido que escribir una entrada con la resaca todavía en la cabeza.

En este año que acaba de terminar mucha gente ha entrado y ha salido de mi vida, podría decir que mas gente se ha ido, pero creo que es algo que pasa cuando vamos "creciendo". He vivido amores, desamores, amores hacia mi no correspondidos, soledad, tristeza, alegría, euforia. Ha sido un año con bastantes altibajos, para que mentir.

En cuanto a los amores, ay! que difícil es el amor. Al igual que yo, creo que todos vosotros hayáis estado en los diferentes sabores del amor. El dulce del amor correspondido, el amargo del no correspondido, incluso el agrio del no corresponder. Esa, la de no corresponder, creo que es una situación BASTANTE complicada.

En una entrada comente lo difícil que es enamorarse de un amigo, pero ¿Y lo difícil que es que un amigo se enamore de ti?. Entras en un terreno bastante hostil. Y tu piensas, ¿Como salgo yo de esta?. Si esto fuera una serie todo saldría perfecto, empezaríamos una relación y seriamos felices y comeríamos perdices. Pero...como coño le dices a tu amigo que no le ves mas que como un amigo sin hacerle daño y suene a algo tópico ¿COMO?.

Pues en mi caso fue difícil, difícil elegir la palabras, difícil elegir el tono, en fin, difícil. Pero aquí no acaba la cosa, el problema es cuando pasa esa situación y hay que volver a la normalidad. Ese difícil momento en el que quieres que tu colega vuelva a ser tu colega sin tener en cuenta lo ocurrido. En este punto la dificultad ¿es para ambos? o ¿uno lo tiene mas difícil que el otro?. Todos pensareis que el que se declara lo tiene mas difícil, porque ha dado el paso, la ha cagado, ha hecho el ridículo. Pero...¿y el que rechaza?  Verse en esa situación no es fácil, y "retomar" la relación con tu amigo puede ser difícil, estando pendiente de si hago esto o hago lo otro, a lo mejor lo mal interpreta o tal.
Ambas situaciones son complicadas y no hay que buscar una víctima, en mi oponion aquí hay dos victimas, que dependiendo de ellos, pueden normalizar la situación o destruir la amistad.

En mi caso ocurrió lo segundo. Una pena. Pero se aprende a vivir sin esas personas que tu considerabas necesarias. No quiero decir con esto que ahora sea prescindible, pero conoces gente que llena el hueco de otra gente. Es ley de vida. ¿no?.

Y ya os aviso! El dejar que el tiempo pase para "calmar" las cosas y que vuelva todo a la normalidad, no va a funcionar. Ese tiempo que prescindes de esa persona, va a enfriar una amistad, que puede que cuando creáis que todo vuelva a la normalidad, los dos os hayáis hecho prescindibles el uno del otro.

Y para terminar no quiero que si esto ocurre va  a ser todo una mierda. Yo creo que lo que ocurra depende de las personas y de la madurez que ellos tengan. En mi caso a lo mejor yo peco de inmadurez, o tal vez no.


FELIZ 2014!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario